La importancia del diseño de equipos sanitarios en el mercado actual de procesamiento de alimentos

Manager check and control automation Food products boxs transfer

El equipo juega un papel fundamental en las estrategias de limpieza y desinfección.

A medida que la demanda minorista aumentó durante la pandemia de COVID-19, los fabricantes de alimentos y bebidas se vieron obligados a aumentar rápidamente la producción para mantener el ritmo. A medida que los procesadores cambiaron sus horarios para mantenerse al día con las mayores demandas impuestas por el mercado, tuvieron que cumplir, no obstante, con los requisitos reglamentarios de limpieza y saneamiento, así como con sus propios protocolos que a menudo van más allá de los mínimos establecidos por las agencias reguladoras. El desafío al que se enfrentaban muchos era cómo limpiar y desinfectar adecuadamente tanto el equipo como las áreas de producción cuando se agregaban o ampliaban turnos, mientras las plantas funcionaban los siete días de la semana y los empleados luchaban por mantenerse al día con el aumento de la demanda.

La limpieza y el saneamiento se tienen en cuenta en los programas de producción para garantizar un tiempo de inactividad mínimo, pero con turnos adicionales y horarios cambiantes, desinfectar el equipo de manera completa y eficiente de manera oportuna se convierte en un desafío.

Trabajar con equipos que están diseñados para facilitar la limpieza y desinfección y que requieren menos mano de obra se vuelve cada vez más importante. Si bien ha habido una tendencia constante para hacer que el equipo sea más fácil de limpiar, como eliminar grietas y hendiduras donde los alimentos pueden quedar atrapados, el siguiente paso es hacer que el equipo no solo sea fácil de limpiar, sino también fácil y rápido de desmontar para limpiar y volver a montar; esto asegura menos tiempo de inactividad y permite a los procesadores volver a la producción lo más rápido posible.

El tiempo es esencial cuando se encuentra en una crisis de producción. Sin embargo, la seguridad alimentaria nunca puede verse comprometida por un mayor tiempo de actividad. Una mirada más cercana a cómo se diseña y construye el equipo para facilitar y acelerar la limpieza ilustra que puede haber ventajas significativas en el equipo centrado en la limpieza y desinfección.

Mantenlo simple

La mayoría de los equipos de procesamiento de alimentos son bastante complejos debido a las diferentes capacidades necesarias para satisfacer las demandas de producción. Pero eso no significa que tenga que ser difícil de desmontar para limpiar y volver a montar.

Tener en cuenta los principios de diseño de equipos sanitarios al elegir el equipo de procesamiento es de vital importancia. Un equipo sanitario eficiente y bien diseñado, junto con los protocolos de saneamiento adecuados, puede reducir significativamente el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos y acelerar el proceso de limpieza; Los operadores pueden desmontar, limpiar y volver a montar el equipo rápidamente. Menos tiempo para desmontar y volver a montar significa menos tiempo de inactividad. Además, cuanto más fácil sea el proceso, mayor será la probabilidad de que se realice correctamente.

Una vez que la máquina se desmonta para su limpieza, las partes móviles deben almacenarse para su limpieza, desinfección y secado.

Otra ventaja del diseño simple es que si una máquina tiene menos pernos o tornillos, se requieren menos herramientas para desmontar y volver a montar, lo que mitiga el riesgo de utilizar la herramienta incorrecta para quitar o apretar los sujetadores y, por lo tanto, dañar la máquina, lo que a su vez conduce a más falta del tiempo.

El equipo diseñado para facilitar el desmontaje, la limpieza y el montaje ayuda a los procesadores a cumplir con los requisitos de limpieza y saneamiento sin un tiempo de inactividad prolongado

Viendo hacia adelante

La pandemia ha creado una serie de desafíos para los fabricantes de alimentos y bebidas, pero también algunas lecciones aprendidas y nuevas formas de operar. Si bien la demanda se ha normalizado un poco en el sector minorista, sigue siendo más alta de lo normal, mientras que la demanda de servicios de alimentos se queda atrás. A medida que los fabricantes miran hacia el futuro, están aplicando lo que han aprendido de los desafíos de producción del año pasado para buscar formas nuevas y mejoradas de operar.

Los fabricantes buscan diversificar sus operaciones para no tener plantas enteras dedicadas solo al comercio minorista o solo al servicio de alimentos, por lo que si una situación como esta vuelve a ocurrir, podrán mantener las plantas en funcionamiento en lugar de tener su comercio minorista. las plantas funcionan a pleno rendimiento mientras que las plantas de servicio de alimentos permanecen inactivas. Ofrece el ejemplo de un cliente que visitó recientemente.

A medida que los fabricantes de alimentos y bebidas miran hacia el futuro, habrá muchos cambios por venir. Pero lo que no cambiará es la necesidad de limpieza y desinfección para garantizar la seguridad alimentaria. El diseño y la construcción de equipos de procesamiento con esa prioridad ofrecerán una ventaja competitiva para los fabricantes que buscan limitar el tiempo de inactividad.

Por: Paul Krechel, director de ventas de las divisiones internacionales y de EE. UU. De Deville

Devilletechnologies.com

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *