6 cosas que las etiquetas de los alimentos nos ayudan a mejorar

1280x640Banner-Image-Food-Label

¿Has tomado la resolución de estar sano? Vas a la tienda para elegir entre dos productos, buscando la mejor opción. ¿Pero entonces, qué? ¿Cómo eliges? ¡Has leído la etiqueta, por supuesto!

Son algo que damos por sentado, pero son enormemente importantes para nuestra salud y bienestar. Las etiquetas de los alimentos garantizan que la comida es lo que pensamos que es y que los productos son tan nutritivos como creemos que son. Las etiquetas nos enseñan sobre ingredientes y nutrientes.

Con más y más comercio internacional, es cada vez más difícil para nosotros saber quiénes son nuestros productores de alimentos y exactamente de dónde provienen los alimentos. Las etiquetas confiables ayudan a llenar este vacío. La FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) están trabajando juntas a través de la Comisión del Codex Alimentarius para establecer los estándares globales para el etiquetado de alimentos. Los países deben cumplir con estos estándares al etiquetar los alimentos, especialmente aquellos que se venderán en el mercado global.

Aquí hay 6 cosas que las etiquetas de los alimentos le ayudan a hacer:

1. Manténgase saludable : las etiquetas nos ayudan a comprender la composición de nuestros alimentos, sus vitaminas, minerales, calorías, grasas, etc. Esta información es fundamental para asegurarse de que estamos consumiendo los tipos de alimentos que son buenos para nosotros. Con las etiquetas, podemos controlar nuestra ingesta de micronutrientes para evitar deficiencias, especialmente las comunes como el hierro y la vitamina D. Podemos controlar nuestro peso controlando las calorías y las grasas saturadas; podemos limitar su consumo de azúcar y sal y asegurarnos de estar comiendo una dieta equilibrada. Todas estas acciones pueden ayudarnos a prevenir enfermedades, como la diabetes y ciertos tipos de enfermedades del corazón.

2. Manténgase a salvo: cada año, más de 600 millones de personas se enferman y 420 000 mueren como resultado de comer alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas y productos químicos. Las etiquetas proporcionan advertencias e información importante sobre las formas de usar un producto (por ejemplo, instrucciones de almacenamiento y cocción), que son necesarias para mantener la seguridad de los alimentos.

3.  Le impide comprar productos falsificados: la prevención del fraude es uno de los principales objetivos del etiquetado de alimentos. Sin etiquetas garantizadas internacionalmente, los vendedores de alimentos podrían engañar deliberadamente a los consumidores mediante una representación falsa en el empaque. Cuando compra chocolate, podemos asegurarnos de que en realidad sea chocolate o cuando es pescado, que en realidad sea el pescado que compramos.

4.  Detecte los ingredientes que podrían causarle reacciones dañinas: las reacciones a los alimentos afectan al 10-25 por ciento de la población en los países desarrollados. Los alimentos alergénicos más comunes incluyen maní, soja, leche, huevos, pescado, crustáceos, trigo y nueces. Si no conocemos los ingredientes de un producto, podríamos comer por error algo que podría causarnos un ataque de alergia, algunos de los cuales son muy graves. Las etiquetas de los alimentos nos permiten saber qué evitar.

5. Evite que desperdicie alimentos: las etiquetas de los alimentos (¡cuando se leen correctamente!) Pueden evitar que tiremos a la basura la comida aún en buen estado. El marcado de la fecha en las etiquetas de los alimentos nos permite saber durante cuánto tiempo es seguro comer un producto. Esto es importante para evitar enfermarnos por la comida caducada. Sin embargo, también es cierto que las fechas confusas de “mejor antes” y “caducidad” pueden generar más desperdicio de alimentos. En la UE, aproximadamente el 10 por ciento de los alimentos que se desperdician está relacionado con el marcado de la fecha. Educar a los consumidores y las partes interesadas de la cadena de suministro puede ayudar a prevenir el desperdicio de alimentos y a mantener la fecha fiel a su propósito de mantener los alimentos seguros para comer.

6. Apoye a los productores locales de alimentos: ciertas etiquetas que indican el origen de los alimentos, por ejemplo, café colombiano (Colombia), queso manchego (España), té Darjeeling (India) o café Kona (EE. UU.), Pueden atraer la atención de un cliente y atraer más valor para el producto y, por lo tanto, para el productor. Los consumidores tienden a identificar productos alimenticios locales y típicos en un lugar específico y atribuyen características, como el sabor y la calidad, a ubicaciones geográficas. En un estudio realizado por el BERD y la FAO, nueve productos con etiquetas de indicación geográfica aumentaron el precio del producto final en un 20 a 50 por ciento. Hoy en día, los consumidores vinculan cada vez más la calidad con los orígenes y tradiciones geográficas.

Las etiquetas de los alimentos son fáciles de ignorar cuando busca su producto o refrigerio favorito. Son solo una de las muchas piezas de escritura aparentemente aburridas que compiten por su atención. Sin embargo, la información es poder y este poder puede ayudarnos a tomar el control de nuestra propia salud. Es posible que no nos guste que nos llamen “nuez saludable” o “adicto a la comida chatarra”, ¡pero definitivamente queremos que nuestros tomates se llamen tomates y el maní se les llame maní! Nos esforzamos por un mundo donde haya comida para todos y todos puedan estar seguros de que nuestra comida sea segura. Esta es una base esencial para construir un mundo #HambreCero.

Por: http://www.fao.org/

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *